miércoles, 22 de abril de 2009

Queriendo a las paredes



Las paredes, los espacios, son los testigos silenciosos de nuestra vida, por qué no suponer que ellos absorben nuestro dolor, nuestras emociones, la energía de las personas que viven con nosotros. Al hacer más limpiezas profundas, descubro cada vez más lo que está impregnado en mi casa. Hay paredes en donde el llanto, la furia, la sordidez, el dolor, las maldiciones han hecho sus resonancias, a las paredes también hay que acariciarlas, hay que pedirles perdón, hay que besarlas, quererlas, son esas paredes las que contienen nuestra intimidad; mejor si nos ven con los ojos limpios y no empañados.

Mis plantas me saludan todos los días, yo les digo que son hermosas, que las quiero, las riego no sólo con agua, sino con mi cariño, ellas se mueven, se ponen más lindas todavía, son felices de estar con nosotros; no creo que se trate de ser una máquina que expende amor, pero orgánicamente nuestro entorno vital y los seres con los que compartimos nuestra vida han de ser los mejores depositarios de nuestros afectos, finalmente son los que nos cubren, los que nos acogen, los que nos abrazan.

10 comentarios:

Clarinete de agua dijo...

miss, es cierto, qwuien no deja en su casa TODO!!!!, lo bueno y lo malo, yo no había oensado en eso de besar las paredes, pero creoq ue despues de mis peleas (son de leyenda) se merecen un cariño, lo de las plantas sí lo sabía...voy a hacerlo, te leo siempre y me gustas siempre.

Miss Julia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Miss Julia dijo...

Límpido Clarinete de Agua, así es, es retrógrado pensar que estamos compuestos sólo de materia, la energía compone buena parte de nuestro ser, y como bien dices, a veces descargamos mierda, otras luz; la clave está en percibirlo, igual hay gente que no toma ni atencióna su espacio vital, lo puede tener cargado de cosas, pero no lo nota, aunque en un plano sutil siempre termina afectando. Entonces pues, para estar ligeros, a querer el espacio que nos contiene. Un abrazo.

¿Vienes y escribes como anónimo, verdad? Reconozco a algunos por el lenguaje, pues bienvenido.

Amorexia. dijo...

y si además hablaran... me encanta la estética que le dan los artístas plásticos a las cosas, a la casa, tengo la suerte de amar y vivir con una artuista...

Saludos ausentes.

Trombón de tubería industrial dijo...

Ojalá las "vibraciones" quedaran en las paredes. Yo me llevo las mías a donde sea que vaya

Miss Julia dijo...

¡Grato Amorexia! Me gustaría darle un vistazo curioso a tu casa, mis amigos artistas plásticos tienen sus espacios tan interesantes, cada uno tan a su estilo y forma. Lo que cuenta finalmente es que te guste tu guarida, yo amo y vivo con un artista escénico, lo mismito que yo soy, y nuestra casa nos encanta también, aunque solemos ser un poco ruidosos, ya te imaginarás lo centrífugos que solemos ser los teatreros, jajaja. Un saludo perenne.

Miss Julia dijo...

Gravemente sonoro Trombón de tubería industrial, tienes toda la razón, las vibras viajan con nosotros, se transforman, se cargan o se aligeran en este equipaje permanente que somos; pero al no ser cápsulas térmicas, dejamos por donde vamos una estela de muy nuestra. Me has hecho traer a la mente el que en algunas culturas ancestrales eran muy celosos con los restos de sus comidas, los enterraban o los llevaban consigo en un paquetito, pues se decía que todo lo que está en contacto con nosotros tiene una parte de nuestra esencia, por lo tanto temían que un enemigo encontrara un rastro, pues los ponía en riesgo de ser embrujados. En los rituales chamánicos también se hace una limpieza energética del espacio en donde se inicia una sesión de plantas maestras, por ejemplo, pues sino, uno puede "chupar" lo que una anterior persona o espíritu haya dejado ahí.
Visiones muy animistas de las cosas, claro; pero de todo se aprende algo. Un saludo de sol sostenido.

Flauta traversa atravesada dijo...

imagino q vivir en esas tribus en donde no podías dejar ni rastro, debe haber sido un poco paranoico; pero dale, así son las costumbres de los pueblos, un saludo enhiesto.

Miguel Rodríguez V. dijo...

Armonía de vida.
Así se usa nuestra energía.


BESOTE.

Vuelvo siempre.

Patoloco dijo...

Lindo, lindo, lindo. Otro día vuelvo, porque estoy apurado. Encontré tu blog por mera causalidad, pero volveré. Tienes un gran estilo para escribir. Te felicito. Otro día vuelvo, ¿Ya?