jueves, 26 de mayo de 2011

La Abducción. Cap 1.

Desde que me pelee contigo he estado caminando más en las noches, y sabes, encontré un mundo al que ya me había desacostumbrado; cuánto atrevimiento he perdido desde que decidí albergarme en ti. Perdí mis tácticas nocturnas, pero me alegra eso, porque ahora es como si fuera una párvula niña que descubre el mundo através de tus no ojos.

He leído hace poco que la poesía no ha de describir sentimientos, sino descubrirlos. Pues entonces soy una poeta a ultranza, todo el tiempo me sorprendo de lo que viene a mi mente a partir de no quererte en mi recuerdo. Sí, también caigo en la cuenta que me decías que siempre estaba pensando en lo que sentía, que me regodeaba en mis emociones, ¿Y si simplemente es que soy un ser primario? ¿Si simplemente es que no puedo escapar a las secuelas de esa costumbre instaurada por las empleadas de mi casa, ver telenovelas de 9 am a 9 pm? Lo siento, debí advertírtelo cuando me conociste así, tan linda, pero según el libreto de las heroínas de la tele, la mujer ha de ser un animalito dulce, coqueto y sumiso, siempre con brillo en los labios; nada más diferente a la realidad. Señora Corín Tellado, váyase a la mierda.

Me llega al pincho ser mujer...¿Ustedes los hombres también necesitan a alguien que los proteja, que los haga sentir seguros, necesitan de tener siempre alguien al lado? ¿No? ¿Y por qué mierda me han hecho creer que necesito a uno de ustedes para ser completa? ¿Por qué me regalaron tantas muñecas, por qué pintaron mi cuarto de rosado?

Sigo caminando en medio de esta noche, sólo quiero abstraerme de mis necesidades. Sin darme cuenta, lo que busco es que otro hombre se me acerque, me hable, me corteje, me haga sentir especial y se enamore de mí. No podría ser más patética. Oh, encima recuerdo con desprecio esos relatos donde la protagonista hacía lo mismo, miles de novelas y cuentos conteniendo esa misma historia de necesidades transmitidas por las bisabuelas, abuelas y madres; tantas mujeres cometiendo el mismo error.

¿Qué necesito entonces? Porque sé que necesito algo, de lo contrario no me sentiría tan increíblemente hueca. Es en ese momento que mi cuerpo es absorbido con violencia por esta esfera gigantesca que se presenta repentinamente; la abducción está siendo realizada y justo cuando estoy a punto de comprender lo que está pasando, caigo desmayada.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Es que las mujeres necesitan amar a un hombre para ser felices